El Arte de Silenciar tu hogar
El Arte de Silenciar tu hogar
lavavajillas

Cómo insonorizar un lavavajillas en 8 sencillos pasos

Tu casa debería ser un refugio de paz. La contaminación acústica puede tener un efecto potencialmente negativo en tu salud. Como mínimo, puede dificultar el disfrutar de la conversación o el tiempo de descanso. Uno de los mayores culpables del ruido en el hogar es el lavavajillas.

No te queda más remedio que lavar los platos, y tirar el lavavajillas a la basura y hacerlo a mano no es la solución. Es posible insonorizar un lavavajillas para limitar la cantidad de ruido que produce. Y aquí tienes 8 soluciones para insonorizar tu lavavajillas de forma fácil y segura.

1. Cierra la fuente de agua del lavavajillas y desenchúfalo de la fuente de energía.

Este paso se explica por sí mismo. Por razones de seguridad, siempre debes asegurarte de que tanto la fuente de energía como la de agua estén apagadas.

2. Retira el panel frontal del lavavajillas.

Si no eres muy hábil, este paso puede parecer un poco abrumador, pero es más fácil de lo que piensas. Abre la puerta del lavavajillas. Coge un destornillador de cabeza de estrella y quita los tornillos de la parte interior de la puerta. Cierra la puerta y retira con cuidado el panel frontal.

3. Mide el panel frontal y compra algún material de relleno absorbente de sonido.

Mide el largo, el ancho y la profundidad del panel frontal. Tendrás que comprar un material aislante o un panel absorbente de sonido que quepa en ese espacio.

Puede que tengas que cortarlo a medida. La medida más importante que has de tener en cuenta es la profundidad del hueco. Es mucho más difícil reducir la profundidad a la medida que reducir la longitud y el ancho.

4. Inserta el material aislante en el panel frontal del lavavajillas y atornilla el panel de nuevo en su lugar.

Inserta cuidadosamente el panel aislante o absorbente de sonido en el panel frontal del lavavajillas. A continuación, atornilla el panel frontal de nuevo en su lugar.

5. Desconecta los suministros de luz y agua y extrae el lavavajillas del armario y aléjalo de la pared.

Desconecta todas las tomas de agua que van al lavavajillas. Con cuidado, saca el lavavajillas de debajo de los armarios y aléjalo de la pared.

Para ello, lo más probable es que tengas que desatornillar un par de tornillos que sujetan el lavavajillas a la encimera. Usa la puerta del lavavajillas para empezar a sacarlo de su ubicación.

6. Retira y vuelve a colocar el material aislante alrededor del lavavajillas.

Muchas veces al instalar un lavavajillas el instalador colocará material aislante en la parte superior del lavavajillas y a lo largo de los lados. Al igual que con cualquier otra cosa, este material aislante envejecerá con el tiempo.

Cuanto más viejo, menos eficaz será a la hora de reducir el ruido por lo que deberías renovarlo cada cierto tiempo (o ponerle tu aislamiento alrededor si no lo tiene)

Puedes quitar el aislante si vas con cuidado, con unos alicates de punta de aguja. Coloca el nuevo material en su sitio y aseguralo con los remaches que tenía el material antiguo. No necesitarás una herramienta para esto. Los remaches son fáciles de empujar justo en el hueco donde estaban fijados.

7. Coloca una alfombra insonorizante en la parte trasera del lavavajillas.

Una gran fuente de ruido se produce cuando el lavavajillas golpea contra la pared trasera. Si colocas material insonorizante en la parte trasera del lavavajillas o en la pared evitarás estas molestias.

También puedes cortar una pequeña tira de algún material que absorba las vibraciones, como la goma, que recorra la longitud vertical del lavavajillas y otra para que recorra la longitud horizontal.

Pega estas tiras a la parte trasera del lavavajillas usando cualquier adhesivo doméstico fuerte.

8. Desliza el lavavajillas en su lugar y vuelve a conectar el agua y la electricidad.

Desliza cuidadosamente el lavavajillas de nuevo en su lugar. Vuelve a colocar todas las mangueras y conéctelas de nuevo a la fuente de alimentación. Abre el agua.

En este punto, tu lavavajillas está listo para empezar a lavar los platos una vez más, pero con suerte, con un poco menos de ruido! Si todavía hace más ruido de lo que te gustaría, puede intentar comprar una cesta para el lavavajillas. Esta mantendrá los platos ligeros y más pequeños en su lugar y no harán tanto ruido.

Los platos ligeros pueden hacer un ruido enorme cuando son golpeados por la fuerza del agua. Tienes cestas de lavavajillas en una gran variedad de tamaños.

Puede tener sentido que tenga unas pocas cestas diferentes para usar con tipos específicos de objetos. Las cestas de lavavajillas se utilizan muy comúnmente para lavar los biberones y todas sus piezas.

¿Qué pasa si el lavavajillas es inusualmente ruidoso?

Si el lavavajillas es extrañamente ruidoso y, sobre todo, si hace ruidos fuertes de golpes o rechinidos, es muy probable que el motor de la bomba de lavado esté defectuoso o se esté apagando. Si este es el caso, podría resultar más barato comprar un lavavajillas nuevo.

Insonorizar tu lavavajillas es un proyecto que puedes realizar fácilmente en una hora más o menos. Con sólo 8 sencillos pasos, la tarea es incluso realizable si no se tiene mucha destreza. Reducir aunque sea un poco la contaminación acústica permitirá que tu hogar vuelva a ser un refugio tranquilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.